martes, 4 de julio de 2017

ACTUACIÓN EN ACCIDENTES EN BARRANCOS

ACTUACIÓN EN ACCIDENTES EN BARRANCOS

En el transcurso de cualquier actividad en el medio natural podemos sufrir un accidente, puesto que sabemos que el riesgo cero no existe a pesar de nuestra preparación y planificación. Repasemos aquellos aspectos importantes para estar preparados.



Durante la preparación de la actividad
Además de conocer las características del medio, la meteorologia, tener la preparación técnica y fisica y escoger el material más adecuado, es importante preguntarnos:
- ¿Tenemos identificadas las vías de escape del barranco?
- ¿llevamos un sistema de comunicación?¿Sabemos las zonas de cobertura móvil del barranco?
- ¿Hemos informado a alguien de nuestra actividad y horario previsto?
- ¿Llevamos un botiquín con el que afrontar un accidente?
- ¿Alguno de los barranqueros tiene enfermedades crónicas o alergias a tener en cuenta?

Durante la actividad
Si a pesar de aplicar todas las técnicas de prevención recomendadas, se produce un accidente, ¿sabemos como actuar?
Debemos seguir un protocolo secuenciado dividido en 3 pasos: PAS. Saltarnos el orden o alguno de los pasos conduce a sobreaccidentes y/o retraso en la asistencia del accidentado.

Protocolo PAS:

1. Proteger
¿Es segura la escena? ¿podemos acceder hasta el accidentado sin ponernos en riesgo nosotros mismos? ¿está en riesgo el resto del grupo?
Es necesario ese corto espacio de tiempo para tomar aire y hacer una valoración rápida pero consecuente de la situación.
Dentro de este paso incluimos la prevención de contagio de enfermedades durante la atención, con medidas de barrera como guantes, y comienzan las medidas de atención psicológica para minimizar el impacto psicológico posterior.

2. Alertar: 112
La información que proporcionemos será clave para movilizar los recursos más adecuados (sanitarios, rescate o ambos), y localizarnos lo más rápido posible, así que merece el tiempo que se le dedique y contestar con calma las preguntas del operador:
- Que ha sucedido, cuando, y donde (indicar la posición lo más exacta posible, utilizando coordenadas geográficas, referencias conocidas o reseñadas y accesos conocidos)
- Número de victimas, edad y estado: llamaremos tras realizar una rápida valoración si es posible acceder hasta él, indicando los datos objetivos de mayor a menor gravedad y hora del accidente o de inicio de los síntomas. Recordamos que decimos signos o sintomas pero no diagnosticamos, porque podemos confundir, por ejemplo no decimos apendicitis, diremos dolor abdominal intenso.
- Si existe algún peligro por metereología, incendios, líneas eléctricas dañadas, etc…

Si somos dos y no hay cobertura para llamar al 112, ¿dejamos solo al herido para buscar una zona donde llamar? Si, si no alertamos, la ayuda nunca llegará, pero antes de movernos aseguraremos la máxima supervivencia y comodidad del accidentado.
Recordemos volver a llamar al 112 si se produce cualquier cambio importante en el estado de la víctima o del entorno, tanto si supone mejoría como empeoramiento de la situación.

3. Socorrer

Ante un accidente en un barranco podemos encontrarnos ante 2 situaciones: podemos seguir con el herido para salir del barranco (por la vía de escape más cercana o segura), o debemos parar y esperar la ayuda.
Nuestro botiquín nos tiene que dar respuesta a ambas situaciones, especialmente en la segunda puesto que nos enfrentaremos a un medio hostil que favorece las complicaciones, como puede ser la hipotermia, por ello a veces incluimos elementos de supervivencia dentro del botiquín (otros montañeros los prefieren en otro lugar). Hay que tener en cuenta que los tiempos de resolución de accidentes en montaña pueden ser muy largos, pudiendo alcanzar una noche no prevista, cambios de metereología, riesgo de riadas, etc etc. Debemos hacer una segunda valoración de la escena pausada, valorando todas estas circunstancias y como gestionarlas.
Debemos aprender la actuación correcta en cada situación específica con el objetivo de mantener la vida y evitar complicaciones, para ello es imprescindible la formación.



Como normas generales nombramos: mantener la calma y trasmitirla para reducir el impacto psicológico, consecuencias emocionales y fomentar la colaboración, priorizar nuestras actuaciones, no mover nunca al accidentado excepto si su vida corre peligro inmediato (por el entorno, por ejemplo alejarlo de caida de piedras o una crecida de agua), no dar de comer, beber ni medicamentos, no dejarlo nunca solo, evitar el enfriamiento y anotar la hora del accidente. Estas normas se deben valorar en cada situación: ¡con formación continua!

La espera de la ayuda
Mientras esperamos, sin descuidar al herido, podemos intentar señalizar la zona para facilitar nuestra localización (mediante señales visuales, luminosas o acústicas) y en caso de esperar helicoptero, limpiar la zona de objetos que puedan salir volando y engancharse al rotor. También tener la linea telefónica libre por si los servicios de emergencias deben contactar con nosotros, y gestionar la batería del movil.


 Fotos cedidas por Navaesport (Escuela de Supervivencia)


En resumen... las características de un accidente en barrancos son: se produce en un medio hostil, de dificil acceso a rescatadores y sanitarios, con lo que el tiempo de espera de atención sanitaria puede ser largo, y en el que contamos con pocos recursos, con lo cual, es esencial la correcta preparación y formación en primeros auxilios para seguir disfrutando de nuestras montañas de una forma más segura.


¿Te interesa saber más de cada apartado? Dejanos tu comentario, gracias.


Este articulo a sido recopilado y preparado de mano de la compañera y amiga  Majo Carrillo para cuerdarasa, a continuación pongo enlace a su pagina - http://www.xn--sosmontaa-s6a.com/index.html,

Muchisimas gracias por esta aportación a toda la comunidad barranquista.

Salud y Montaña

No hay comentarios:

Publicar un comentario